Saltar al contenido

VARIOS PROBLEMAS EN ESCUELAS DE ROCA

GENERAL ROCA – Avanzado el primer semestre del año y con la llegada del frío y las lluvias, el panorama en las escuelas roquenses dista de ser el mejor. Las escuelas con problemas se siguen sumando a una larga lista y desde ayer la primaria 238 también decidió suspender las clases.

La resolución se tomó entre el equipo directivo y padres del establecimiento, en virtud de la falta de respuestas a reclamos que vienen de comienzos de año. Las abultadas pérdidas de agua del tanque de la escuela y las graves consecuencias que esto acarrea para los techos del edificio -en los baños y en las aulas- el sistema de electricidad y las filtraciones en paredes, pusieron un freno a la actividad escolar.

Mónica Domenicale, la directora de la 238, informó que los más de 440 chicos que asisten a ese establecimiento no volverán a ingresar a las aulas “hasta no tener una garantía de la habitabilidad del edificio”.

Desde hace más de dos semanas, debido a los problemas en los techos, con filtraciones, goteras y riesgos de electrificación, dos baterías de baño, de mujeres y varones, fueron clausuradas. Hay sectores donde los techos “están cediendo” y “hasta se nos quemaron ventiladores que, con tanto esfuerzo, compramos”, comentó la docente.

“Tenemos un tanque de 10.000 litros que tiene fisuras importantes, es un tanque de los viejos, de material que está perdiendo y perdiendo agua, desde febrero venimos notificando, y esto causa deterioros en techos, baños y nos dicen que hay peligro de electrificación y de que ese tanque ceda y… va a ser un desastre”, explicó Domenicale.

Según se indicó desde la escuela, que recibe a niños de los barrios Alfonsina Storni, Tiro Federal, Noroeste, Quinta 25, antes del comienzo de clases “vino una arquitecta de Educación, miró, tomó nota, pero no pasó nada. Ahora hablamos con la nueva delegada (Carlina Mellao), nos recibió bien, pero la invitamos a venir, recorrer la escuela y no vino. Por eso, ante los riesgos ciertos que corremos todos, no sólo los chicos, decidimos suspender las clases”.

Durante la mañana, personal de una empresa constructora se acercó al edificio para evaluar los trabajos que deben realizarse, indicó la directora. “Prometieron empezar a arreglar, pero escrito… nada. Yo no firmé nada”, agregó Domenicale.

La 238 se sumó así a otras escuelas que también están pasando penurias por falta de reparaciones edilicias y problemas de servicios, como la 274, la 133, la 56 y la 128.

Últimas noticias