Saltar al contenido

SALVARON A UN BEBE EN ROCA

imagen.aspx

Un pequeño de poco menos de un mes de vida se recuperaba ayer en un sanatorio privado tras sufrir un principio de asfixia con la leche de su propia mamá. La rápida intervención de los efectivos policiales y el inmediato traslado por parte del personal del hospital Francisco López Lima, le permitió al bebé recuperarse rápidamente aunque ayer continuaba bajo observación médica.

Fuentes policiales señalaron ayer que cerca de las 2 de la madrugada recibieron el llamado de una joven pareja que reside en calle Paraguay al 1100. “Mi bebé se está muriendo”, habría contado la mujer a los efectivos del Comando Radioeléctrico, en medio de llantos. A partir del desesperado llamado se informó del hecho al personal de guardia del hospital y también a una unidad que a esa hora recorría la zona en procura de dar con dos hermanitos extraviados (ver nota pie de página).

“Cuando llegamos al lugar el bebé estaba morado. Y los padres desesperados nos contaron lo que le había sucedido”, relató anoche el oficial principal Martín Castro quien estaba en compañía del oficial Martín Pino y el cabo primero Juan Salazar.

Castró contó que el primer relato que recibió fue que el bebé estaba tomando la teta y en ese momento comenzó a sufrir síntomas de ahogamiento. Tal era la desesperación del joven papá que no quería entregar el bebé a los policías por lo que fue allí que le pidieron que se calme y que coloque a la criatura boca abajo. “Con suaves golpes en la espalda logramos que el bebé respire nuevamente y tratamos de estabilizarlo hasta que llegó el personal médico”, relató. El chiquito fue asistido por un caso de broncoaspiración y luego fue trasladado al Sanatorio Juan XXIII donde ayer se reponía , informaron fuentes médicas.

Últimas noticias