Saltar al contenido

LARGAS COLAS EN EL REGISTRO CIVIL DE GENERAL ROCA

GENERAL ROCA – Los empleados del Registro Civil local no dan abasto para absorber la demanda de trámites que se trasladó a sus oficinas luego del cierre de las otras tres sedes que brindaban atención en la ciudad. Las mayores dificultades se presentan para los vecinos de los barrios más alejados, ya que su documentación descansa en los edificios que por ahora quedaron fuera de funcionamiento.

A fines de enero, las delegaciones de Mosconi y J. J. Gómez cerraron. En tanto, la de barrio Nuevo, ubicada sobre avenida San Juan casi Evita, se encuentra fuera de servicio, aunque la semana próxima podría volver a abrir sus puertas, según informó un representante de la entidad.

Por eso, en las oficinas de calle Neuquén al 1.459 cada mañana se forman largas colas de gente para realizar consultas y efectuar trámites esenciales. Además, por estos días el lugar condensa toda la actividad registral. Es que, la sede de barrio Nuevo descomprimiría la demanda, ya que asumía la atención de unas 60.000 personas en su radio.

Con el cambio de autoridades a nivel provincial se originó también una serie de modificaciones en todos los niveles y el Registro Civil y Capacidad de las Personas no escapa a esta realidad. Cuatro contratos fueron dados de baja y la reducción de personal administrativo impidió seguir prestando servicios.

Para pedir certificados de matrimonio, nacimiento y defunción, los usuarios tienen que acercarse al edificio de calle Neuquén. Los pedidos son recibidos y por la tarde uno de los encargados entrega los certificados solicitados.

Últimas noticias