Saltar al contenido

El Peor Final, la VIOLENCIA arruinó el Clásico Deportivo Roca y Cipolletti

1510-Depo-1

Fuente: manantialdeportivo – Fotos de Patagonia Fotopress.

El peor final y una postal que entristece y hace pensar mucho en lo que se viene. Tan duro y repudiable como inesperado y abrupto. De esa manera terminó la noche en el “Luis Maiolino” luego de varias horas de mucho trabajo para vivir una fiesta deportiva y con las tribunas colmadas. Pero esta vez, los encargados de jugar al fútbol convirtieron todo en una pesadilla. A los 22 minutos del segundo tiempo, una batalla campal entre los dos planteles terminó con el clásico entre Deportivo Roca y Cipolletti por la décima fecha de la zona 1 del Torneo Federal. Ganaba Cipolletti 1-0 y el final comenzó con dos expulsiones.

A los 20 minutos vio la roja Fernando Fernandez por Deportivo Roca por una supuesta agresión al zaguero visitante Marcos Lamolla quien también fue expulsado a continuación.

El cipoleño – gran responsable en iniciar el final del clásico – salió corriendo en busca del jugador naranja que iba a camino a vestuarios con el objetivo de agredirlo y y esa situación generó la reacción del resto de los jugadores, que en su mayoría intercambiaron golpes. Hubo presencia policial para separar a ambos planteles. Los dos equipos no tienen justificación por lo realizado.
La multitud miraba incrédula lo que pasaba en el campo de juego. Inexplicable e injustificable.

La peor parte se la llevó al lateral visitante Nicolás Alegría quien fue agredido y debió ser trasladado en ambulancia hasta una clínica. Pocos minutos después se conoció que estaba bien luego de quedar casi inconsciente en el piso.

1510-Depo-2

El árbitro mendocino Fernando Espinoza y los líneas se retiraron a los vestuarios corriendo cuando la situación volvió a la calma y ya no hubo más partidos. Antes hubo un parate por uso de pirotencia en la tribuna local y porque desde el banco visitante denunciaron una agresión hacia un integrante del cuerpo técnico quien habría recibido un proyectil en el festejo del tanto de Oscar Negri, a los 10 minutos del segundo tiempo.

En la salida del equipo cipoleño volaron proyectiles desde un sector de la tribuna popular local.

Más tarde, pasadas las 23, en la zona de vestuario, el árbitro anticipó que seguramente serían expulsados seis jugadores por cada equipo y que el encuentro fue suspendido por “tumulto”. La lista se podría agrandar con el apoyo de videos. Decidirá el Consejo Federal, pero ambos no sumaría y habría sanciones muy duras para los informados.

Un final lamentable. La violencia le volvió a ganar al fútbol, pero esta vez, los grandes protagonistas estuvieron dentro del campo de juego.

Antes hubo 65 minutos de fútbol, parejos, luchados y con algunas emociones, pero la verdad es que poco importan cuando lo otro, lo repudiable, fue tan grave. A muchos les hizo replantear el futuro y a otros les quitó las ganas de seguir trabajando y apoyando tanto. Una noche para recordar, no para olvidar, sino que sirva para que nunca más se repita. La noche en la que el fútbol regional cayó por paliza.

Últimas noticias