Saltar al contenido

BENJAMIN AVILA, EL DIRECTOR DE “INFANCIA CLANDESTINA” EN VIDEOCONFERENCIA EN EL IUPA

Benjamín Ávila, el creador de “Infancia Clandestina”, la película elegida por la Academia Argentina del cine para representar al país en los Oscar, dará una videoconferencia en el Instituto Universitario Patagónico de las Artes (IUPA), mañana, a las 18.00.

Para Ávila, que tiene 40 años, éste es su primer largometraje. Pero antes, cobró notoriedad por el documental “Nietos, identidad y memoria”, filmado y estrenado en 2004.

Para el cineasta, la elección de su película protagonizada por Natalia Oreiro y Ernesto Alterio, para competir en los Oscar, fue todo un acontecimiento. Y además, también fue elegido para ir a los Goya, y aventajó a “Las acacias”, de Pablo Giorgelli; “El último Elvis”, de Armando Bo y “Elefante blanco”, de Pablo Trapero.

De esta sorpresa, del paso de “Infancia clandestina” por varios festivales internacionales, y por supuesto de todo lo personal que hay en el filme, hablará Ávila en el IUPA, mediante una videoconferencia, abierta y gratuita, mañana, en el Aula Mayor, Rivadavia 2263.

La película está inspirada en acontecimientos de la vida de su director. La historia del filme transcurre durante 1979 y relata el día a día de una familia comprometida con la militancia montonera desde la visión de un chico de 11 años, interpretado por Teo Gutiérrez Moreno. Los padres de ese niño son protagonizados por Natalia Oreiro y César Troncoso.

El niño debe adoptar otra identidad sin dejar de hacer amigos, estudiar y hasta enamorarse, algo peligroso desde la perspectiva de los padres pero avalado por su entrañable tío Beto (Ernesto Alterio) quien no ve la revolución como una lista interminable de obediencias y obligaciones sino como una actitud que deja espacio al placer y el disfrute.

Al ser una película casi autorreferencial, Ávila explicó en su momento: “Esta elección de la Academia tiene otro tipo de emociones para mí, porque el filme está basado en parte de mi infancia y de mis hermanos, es una historia para los hijos que hemos transitado esa época y en la que aportamos una visión más de esos tiempos”.

“Es una película que transita las emociones pero que propone claramente debate, no porque haya dos partes, sino porque propone una revisión de las ideas”, señaló Ávila.

FUENTE: DRN

Últimas noticias