Nov 28, 2022

ROCA PORTAL

El Portal de General Roca, Río Negro, Patagonia Argentina

Allanaron la delegación de Educación en Roca

2 minutos de lectura

La Justicia allanó ayer la sede roquense del Ministerio de Educación, en el marco de la causa iniciada por el presunto pago con dineros públicos a militantes radicales que trabajaron para César Barbeito en la interna radical del 13 de marzo.

Según informaron fuentes judiciales, el procedimiento arrojó resultados positivos, porque se habría confirmado que Susana Rivas y Leonardo Manzanares pertenecían a la planta del Estado, cuando ellos mismos negaron –públicamente y en tribunales– haber trabajado alguna vez para el ministerio.

El operativo tuvo lugar en las oficinas que Educación posee en el centro de Roca, sobre calle Tucumán al 1100. Por pedido de la fiscal Elsa Alasino y con una orden emitida por el juez Emilio Stadler, personal judicial secuestró diversos registros con información relacionada a los empleados de la cartera educativa.

De acuerdo a los datos que trascendieron ayer, esa documentación guardada en soporte informático permitió constatar luego que la pareja de barrio Nuevo figuraba dentro de uno de los programas financiados por Educación. Este material se sumará ahora a los elementos obtenidos a partir de otras medidas requeridas por la fiscal, y a los testimonios recibidos de parte de quienes revelaron el caso. Con todo bajo análisis, Alasino definirá en las próximas horas si promueve acción penal y luego pide la indagatoria para los eventuales responsables de las maniobras investigadas.

Un dato importante a tener en cuenta es que Barbeito dejó de ser ministro a principios de esta semana, por lo tanto no tiene fueros para evitar una eventual citación de la Justicia.

Susana Rivas, a quien la Justicia asignó protección especial a partir de la situación de vulnerabilidad en la que se encuentra, dialogó nuevamente ayer con «Río Negro» para sostener que su decisión de hacer pública la situación no persigue ningún objetivo político sino la necesidad de resguardar la salud de su pequeña hija de 6 años. Ella padece severos problemas como complicaciones del Síndrome de Down y el riesgo de quedar sin cobertura social fue el que la condujo hacia los medios, para contar lo que estaban viviendo. «No me importa la campaña. No me interesa si gana o pierde Barbeito. Soy una madre desesperada, que pelea por la salud de su hija, como lo haría cualquier otra persona», dijo.

Rivas y Manzanares se dieron cuenta que eran empleados del Estado rionegrino cuando quisieron tramitar en Anses un beneficio para desempleados. Allí les dijeron que eso no era posible, porque él tenía trabajo en blanco, figurando como «docente» en Educación.

El hombre, que es obrero de la construcción, y la mujer, entendieron allí que el dinero que les habían pagado por trabajar para César Barbeito en la campaña hacia las internas del 13 de marzo no provenía del partido, sino que eran recursos públicos. (DRN)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.