Mucho tránsito y poco mantenimiento en el puente de Paso Córdoba

 

FUENTE: DIARIO RIO NEGRO – Su uso es cada vez más intensivo, no sólo con vehículos chicos sino con camiones de cargas, y casi no recibe mantenimiento.

El crecimiento del parque automotor en toda la región, el desarrollo turístico de la margen sur, la explosión de la extracción de hidrocarburos, y el incesante paso de camiones de carga, en combinación con el escaso mantenimiento del puente de Paso Córdoba, hace crecer la preocupación por el estado del esta vital vía de comunicación ubicada sobre la ruta 6.

Desde hace tiempo el acceso sur de Roca presenta una infraestructura muy deteriorada a raíz de la falta de mantenimiento, lo cual pone en alerta a los vecinos y a quienes lo transitan con frecuencia. A esto se le suma que en el último control de Vialidad Rionegrina se detectó que muchos grandes vehículos circulan con exceso de carga, lo que implica un desgaste importante de puentes y rutas.

El puente de Paso Córdoba se convirtió en un importante acceso a la provincia, tanto como forma de comunicación interna como para el comercio. A diario circulan cientos de pequeños y medianos vehículos pero, desde diciembre del año pasado, decenas de camiones de carga de YPF comenzaron a transitar con el objetivo de acceder a la nueva perforación experimental en el ejido de Allen. Se trata de la Estación Fernández Oro, ubicada en el margen sur de Río Negro.

El intensivo uso del puente implica la necesidad de una mayor frecuencia en su mantenimiento, más aún cuando transitan vehículos transportando pesadas cargas, que llegan hasta las 70 toneladas.

Otro de los puntos de alarma que presenta el puente, es el importante rol de conectividad que genera entre el Alto Valle y las localidades de la Línea Sur. A diario el acceso de ruta 6 a la altura del Paso Córdoba permite que lleguen decenas de personas de toda la Región Sur de la provincia, en algunos casos en búsqueda de asistencia médica o realización de trámites.

La falta de control de las cargas de YPF por parte del municipio y Vialidad Rionegrina preocupa a los vecinos que viven a la vera del puente y a otros que lo transitan.

La intranquilidad se funda en las oscilaciones que se generan cada vez que cruza un vehículo, sumado que el mismo presenta una mampostería muy deteriorada.

“La gente de Vialidad Rionegrina no ha venido a realizar ningún tipo de mantenimiento en el puente durante los últimos tiempos”, afirmó Roselina Díaz, una vecina del barrio Paso Córdoba que lo cruza todos los días para tomarse el colectivo y llegar a la ciudad.

Mabel García, lleva viviendo a la orilla del río más de 8 años y también se queja porque Vialidad Rionegrina “no ha realizado” trabajos de mantenimiento y ni ha controlado el estado del puente. Recordó que cuando su marido trabajaba en ese organismo provincial, llevó fotos del desmoronamiento que tenía el puente del lado derecho y no tuvo ningún tipo de respuesta. “No se toman el tiempo ni de venir a mirar si era verdad y mucho menos se acercaron a trabajar”, señaló.

Vialidad Rionegrina confirmó que en abril se realizó el último control en Ruta N° 6. Si bien el organismo estatal dice tener conocimiento de la asignación de la ruta 6 como ruta petrolera, nunca verificaron los transporte de la empresa YPF.

Oscilaciones

Daniel Leiboff, Jefe Ingeniero de Vialidad Rionegrina, sostuvo que hace unos meses se realizó una inspección ocular que certificó el buen estado del puente. “A partir de ese estudio confirmamos que el puente se encuentra en buenas condiciones ya que las vigas, columnas y estribos no manifiestan ningún tipo de desperfecto. Si bien se detectó que existe un deterioro a raíz del uso del acceso, podemos confirmar que no corre ningún riesgo estructural”, apuntó el funcionario.

En relación con la preocupación por las oscilaciones explicó que son necesarias. “El puentes está conformado por varias placas, no es una superficie completa y ni rígida, tiene que vibrar para que no se rompa. Pero la realidad es que nunca se midió dicha vibración, y si en algún momento es necesario vamos a realizarlo aunque sea un estudio de alta complejidad que implique un gasto importante”, confió.

El ingeniero recordó y advirtió que en el último operativo de control de pesos y medidas que se realizó en esa zona, la mayoría de los camiones iban excedidos de carga. “Por ese motivo tenemos pensado volver a llevar la balanza para multar a todos los vehículo que transiten con exceso de peso, ya que eso genera un mayor desgaste de las rutas y puentes”. También explicó que el control de los puentes se realiza cada vez que se alerta algún desperfecto o desgaste que requiera mantenimiento.

El ingeniero civil Carlos Bet, miembro del colegio de Ingenieros de Roca, manifestó que desde su punto de vista el puente puede soportar grandes cargas, sin generar importantes desgaste. “Pero lo importante es controlar la distribución de todo ese peso en los distintos ejes del transporte. Ya que una mala distribución de la carga daña tanto el vehículo como las rutas y puentes que atraviesa”, justificó.

Control desde enero

El área de Medio Ambiente de la municipalidad de Roca firma los permisos que solicita YPF para transitar el área protegida de Paso Córdoba. Laura Juárez, encarada de esa dirección, comentó que desde enero la empresa comenzó a comunicar el tránsito en la zona.

Confirmó que hasta el momento son 74 camiones de carga que han accedido, trasladando un peso que ronda las 50 toneladas. El permiso otorgado es para habilitar el tránsito por Paso Córdoba, explicó Juarez. Se establecen horarios y se advierten cuidados respecto a las cargas a trasladar, pero reconoció que nunca se realizó un control que corrobore que se respetan las cargas permitidas ni la cantidad de camiones.

Desde YPF, convertida en usuaria habitual del puente, explicaron que al evaluar las dos posibilidades que existían para acceder al nuevo campo exploratorio del petrolero se realizaron varios estudios que permitieron inclinar la elección por el acceso de ruta 6 para lograr llegar con importantes cargas al yacimiento Estación Fernández Oro.

La justificación de la elección se fundó en que dicha ruta tenía un grado de interferencia en el transito menor que el acceso por Isla Jordán. Es decir que las grandes cargas pueden transitan sin generar dificultades, como por ejemplo se evitan problemas de arrastre de cableados.

Además, la empresa manifestó que el permiso otorgado por el área de Medio Ambiente no es un requisito necesario.

Comentarios